Rent-a-House busca emprendedores en Panamá

La compañía venezolana Rent-a-house está buscando emprendedores en Panamá que deseen unirse a su negocio de franquicias inmobiliarias.

Así lo ha publicado recientemente en su página web, donde solicitan franquiciatarios personales en Panamá que quieran apostar por un negocio que ofrece altas comisiones, entrenamiento constante y libertad económica.

Rent-a-house es una empresa inmobiliaria con más de 44 años de experiencia en la comercialización de franquicias inmobiliarias, que ofrece servicios de compra-venta de inmuebles.

Actualmente, cuenta con 39 franquicias comerciales en distintas ciudades de Venezuela, así como oficinas asociadas en Panamá, España, Colombia, México, Chile y Florida (Estados Unidos).

La compañía ofrece varias modalidades de franquiciado: personal, comercial, regional e internacional.

Pertenecer a esta red de franquicias implica pasar a formar parte de su programa de entrenamiento, disponer de la tecnología necesaria y apoyo constante una vez iniciada la franquicia.

Actualmente disponen de una base de datos con más de 31.000 clientes registrados, más de 700 profesionales inmobiliarios y más de 700 páginas web donde aparecen los anuncios inmobiliarios, apuntando como principal objetivo la venta rápida de los inmuebles gracias a un gran despliegue comunicativo en los principales blogs y canales inmobiliarios online.

Situación de negocio de las franquicias en Panamá

Panamá es un país estratégico y logístico de importancia mundial, con lo que resulta lógico que muchas multinacionales que operan bajo el modelo de franquicia hayan centrado su atención en el país centroamericano.

Si atendemos a los indicadores macroeconómicos, se produce una desaceleración entre los años 2013 y 2014, pasando a crecer del 8,4% al 6,5%, una cifra de crecimiento todavía sin embargo muy atractiva para el inversor en tiempos de convulsión económica, donde los modelos de negocio probados resultan más eficaces en el campo del emprendimiento.

En los últimos tiempos, además se han producido hechos de gran calado económico, como el Tratado de Libre Comercio con Perú, lo que tendrá su repercusión en el ámbio empresarial.

Datos franquicias Panamá

En Panamá hay un claro desequilibrio a favor de los operadores internacionales frente a las franquicias locales. Eso deja un amplio margen a la empresa internacional para abrir nuevos establecimientos, basándose en la escasa competencia local.

Para el año 2014, del número total de franquicias que operaban en el país, 200 eran negocios provenientes del extranjero. Y, de acuerdo con un artículo publicado en el diario Capital Financiero, el promedio de inversión va desde los $500.000 a 1 millón de dólares.

Por su parte, dentro de las franquicias locales, presenta una gran proyección Pío Pío, del Grupo Melo, y también el grupo UNESA, propietario de los restaurantes Friday's. Entre los sectores donde se pueden encontrar franquicias, cabe destacar el de alimentación y bebidas y también el sector hotelero. Otras franquicias han desembarcado en sectores como la moda, estética y perfumería, Informática e Internet y las tiendas de servicios especializados.

Ventajas y desventajas de convertirse en franquiciado

Convertirse en franquiciado, es una importante decisión, ya que al hacerlo invertimos nuestro capital en un negocio del se nos ha establecido una serie de parámetros de acción. Dicha relación contractual nos aporta una serie de ventajas y trae consigo algunos inconvenientes que desglosaremos a continuación.

Ventajas:

- La transmisión de conocimientos. El contar con información de un negocio con éxito probado ahorra buena parte del riesgo inicial que implica aventurarse en un negocio.

- La inversión inicial será significativamente menos que si se establece de forma independiente.

- Se beneficiará de los descuentos y precios que ha obtenido la central, gracias a los volúmenes de producto que ésta maneja y a las sinergias generadas gracias a su experiencia en el mercado.

- Al contar con una formación inicial, se obtendrá un conocimiento rápido y garantizado del negocio y el mercado, cosa imposible de obtener de otra forma que no sea mediante la experiencia.

- El coste de marketing y de publicidad será mucho más reducido y específico al encontrarse probado y respaldado por una marca reconocida.

- Las nuevas franquicias se beneficiarán de forma automática de las innovaciones tecnológicas y operativas que el franquiciador vaya descubriendo en el mercado y probando en sus unidades piloto.

- El franquiciado obtendrá las ventajas de exclusividad del territorio que le sea concedido, además de facilidades financieras gracias a estar inmerso en el mundo de la franquicia.

Desventajas:

- La dependencia de la central franquiciadora a la hora de tomar decisiones dentro de la propia unidad. Este inconveniente sin embargo, repercutirá en la seguridad de ambas partes, puesto la buena marcha del negocio depende en cierta medida de la uniformidad de la marca en los establecimientos.

- Las limitaciones que el contrato de cada enseña contemple. Estas limitaciones serán principalmente enfocadas hacia la imposibilidad de realizar cambios por cuenta propia en el modelo empresarial.

Pese a ser empresas independientes, el franquiciado no debe olvidar nunca que los objetivos son comunes, y a través de una fluida comunicación y de un profundo respeto por el saber hacer de las partes se obtendrá el mejor funcionamiento de la franquicia.

La Franquicia como alternativa al comercio tradicional

Desde la antigüedad los comercios tradicionales se han ocupado del abastecimiento de las ciudades. Suponiendo una importante parte en la economía de las mismas en los últimos años.

Este tipo de comercios tienen la peculiaridad de que los productos no están al alcance del cliente, es el vendedor quien los proporciona. En la actualidad el cliente prefiere escoger sus productos, base sobre la que se han desarrolladas las grandes tiendas y supermercados. Claramente, esto supone un gran problema para los comercios tradicionales al quedarse anticuados en este aspecto.

El comercio tradicional se enfrenta a numerosas dificultades, al haberse convertido en un tipo de comercio atomizado, con adversidades como la mala imagen o la mala comunicación con los medios de masas. Por ello, muchos consideran transformarse en franquicia.

La franquicia es una forma de expansión empresarial que representa una de las alternativas más atractivas y extendidas en el mundo. Trabajar bajo el régimen de franquicia no supone más que ventajas.

Las unidades franquiciadas no tienen que ocuparse de mejorar el modelo de negocio. Con ello se aporta seguridad y estabilidad a los establecimientos franquiciados, lo que se traduce en una mayor capacidad de trabajo en otros aspectos, como la atención al cliente o el acondicionamiento del local.

Además no tienen que invertir grandes sumas de dinero en investigación, pruebas e innovación ya que es la central franquiciadora quien realiza estos informes en base a los resultados obtenidos.

Las franquicias cuentan con la poderosa arma de la comunicación en red, que no suele poseer el comercio tradicional. Cada unidad franquiciada es una fuente muy valiosa de información, que traslada sus perspectivas y experiencias a la central, para que esta pueda estudiar y valorar la forma más adecuada de progresar. Potenciando así al emprendedor y a sus capacidades.

Su uniformidad camina a la par de su constante innovación, lo cual hace que aumente la productividad y se fomenten las economías de escala.

Por todas estas razones, la franquicia se presenta como una de las mejores alternativas siendo uno de los sistemas de comercio asociado más dinámicos y atractivos para iniciar un negocio dentro de una organización empresarial que tenga experiencia en su sector.

Suscribirse a este canal RSS