Transforma tu negocio en franquicia

Muchas personas llevan toda la vida en el mismo sector y les gustaría montar su propio negocio. Se empieza desde lo más bajo y poco a poco van escalando puestos, hasta que disponen de suficientes ahorros y se sienten con fuerzas para montar una empresa propia.

Pese a que tienen grandes sueños, a veces el sueño de montar su propia empresa puede fracasar. Y de hecho, dos de cada tres nuevas empresas suelen acabar cerrando.

La cuestión es que, no por el hecho de tener una gran experiencia laboral, se es un buen empresario. El buen empresario ha de gestionar multitud de asuntos, para lo cual necesita habilidades directrices y organizativas.

En muchos casos, el proceso de crear una marca es largo y pesado, muchas veces la idea no está madura del todo para lanzarla al mercado. Ni siempre se ha estudiado bien el mercado.

En tales casos, el pequeño empresario encuentra una mejor opción cuando decide empezar a través de una franquicia.

La franquicia le garantiza que ya tiene una marca que, por sí sola, generará confianza entre los clientes potenciales. Además, al proporcionarle unos procesos determinados para realizar las tareas, tendrá mucha mayor facilidad para encontrar el punto de equilibrio en menor tiempo.

Muchas veces, la labor del emprendedor consiste en explorar un camino desconocido. Si contamos con la ayuda de un guía, que ha ido dejando sus señales para que sepamos por dónde tenemos que ir, es mucho más fácil que lleguemos al mismo destino. Yendo solos, por nuestra cuenta, sin conocer el terreno, pese a nuestro buen ánimo, nos perderemos fácilmente.

La franquicia es una forma de iniciar negocios donde se disminuye el riesgo y se potencian las posibilidades de maximizar la inversión realizada.

Si desea asesoramiento con el fin de emprender en franquicias, puede contactar con Grupoius Abogados y Consultoría de Empresas y Franquicias. Esta red está avalada por su larga experiencia en asesoramiento a empresas y emprendedores y por su integración de profesionales expertos. Gracias a esto, la enseña supone la mayor red de servicios de asesoramiento e información de franquicias en español.

Expofranquicia 2015 en Panamá

La Cámara de comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, así como el Centro Nacional de Franquicias y la Cámara de Comercio de Costa Rica están invitando a las empresas a asistir a Expo Franquicia Panamá 2015, la feria oficial de franquicias de la región, que se ha hecho por 5 años seguidos y cuyo objetivo es promocionar las opciones de franquicias nacionales e internacionales.

Las franquicias suponen importantes oportunidades de negocio a partir de las cuales se puede invertir en la región, gracias también a la Federación de Cámara Comercio de Centro América.

La feria Expo Franquicia Panamá se lleva a cabo los días 10 y 11 de septiembre y tendrá lugar en el Centro de Convenciones Vasco Núñez de Balboa, en el Hotel El Panamá.

Expofranquicia Panamá está dirigida a empresarios que quieran comprar y vender las mejores franquicias disponibles por el momento, al igual que para aquellas cadenas regionales o nacionales que puedan convertirse en franquicias.

En Expofranquicia los asistentes tendrán la oportunidad de promover la generación de negocios para franquicias nacionales e internacionales, incrementar la formación y el conocimiento en temas de franquicias para negocios franquiciables, crear contactos con entidades financieras e inversores y compradores de franquicias.

También se podrán conocer las tendencias y novedades del sector de franquicias, ayudando así a la consolidación del mercado de franquicias en la región.

Además, el evento tendrá incentivos para los expositores, que contarán con tarifas preferenciales en hoteles del lugar, así como tarjetas de descuento para compras en Albrook Mall y otros.

Expofranquicia supone así una excelente oportunidad para franquiciadores y franquiciados que quieran mejorar y desarrollar su negocio, por lo que vale la pena inscribirse.

Accessorísimo busca franquiciados en Panamá

La firma europea de complementos y accesorios de moda Accessorísimo está buscando nuevos asociados en Latinoamérica. Entre ellos, se ha puesto a buscar posibles franquiciados en Panamá, una zona geográfica que resulta de interés para su red de franquicias, para la que ya ha celebrado su proceso de preselección.

Aparte de Panamá, está ultimando la apertura de 10 nuevos establecimientos en México y Colombia, de los cuales varios ya se han abierto, tras varias rondas del proceso de búsqueda de asociados.

Accessorisimo es una franquicia de accesorios y joyas low cost que está en pleno crecimiento en Latinoamérica y a nivel mundial.

Se comercializan diferentes productos para la mujer como bufandas, cinturones, pulseras, bolsos, zapatos, gafas de sol, pashminas, collares...

Entre las ventajas que ofrece esta franquicia, se hallan el diseño de local gratis, formación, catálogo online, amplia variedad de accesorios multimarca, TPV, montaje de stock inicial y tan sólo 1 año de permanencia.

De origen español, la inversión media es de 14.000 euros para montar una franquicia Accessorisimo. Sus franquicias relacionadas son Tous, Swarovski, Paco Martínez, Di Piú Milano, Bissu y Bimba & Lola.

Ventajas e inconvenientes de ser franquiciador

La franquicia es un modelo de negocio que se encuentra en expansión en Panamá desde hace más de cinco años gracias a las ventajas que ofrece ante otros sistemas empresariales.

Sin embargo, como todo método conlleva una serie de ventajas e inconvenientes que deberá asumir el franquiciador a la hora de franquiciar.

Ventajas

•   Gastos de personal y control más acotados.

•   Establecimiento de un  sistema de economías de escala en todos los niveles de la estructura.

•  Rapidez en la apertura de nuevos mercados, con un acelerado desarrollo de la actividad empresarial.

•   Reducción de los riesgos económicos financieros.

•  Obtención de ideas, propuestas y conocimientos sin coste, a través de los franquiciados, lo cual da pie a la creación de sinergias.

•  Eliminación de las barreras, económicas y de personal, asociadas tradicionalmente a los procesos de crecimiento y desarrollo empresarial.

•  Mayor difusión de la imagen de marca, aumentando su nivel de notoriedad y estableciendo una presencia sólida.

Inconvenientes

•   Complejidad comunicativa entre la central y los franquiciados.

•  Menores beneficios por unidad, aunque en conjunto aumenta cuanto mayor sea el volumen de venta.

•   Dificultades a la hora de ejercer el control local de cada unidad de negocio franquiciada.

•   Contratiempos en la transmisión y cumplimiento del saber hacer, debido a que requiere una alta implicación por ambas partes, franquiciador y franquiciado.

Es importante tomar en cuenta todos estos factores al tomar una decisión de expansión, ya que es indispensable tener el mayor conocimiento y consciencia de lo que obtendremos gracias a este modelo empresarial y de esta manera, analizar si se encuentra en consonancia con la estrategia de crecimiento del negocio.

Tipos de franquicia

Es necesario saber diferenciar los múltiples tipos de franquicias que existen en el mercado.

La clasificación de franquicias seguida aquí está basada en las características  de los productos que en ellas se vende, sus formas de introducirse y establecerse en el mercado, y  sus características específicas.

- Franquicia de producción: En la franquicia de producción el propio franquiciado asume el papel de fabricante de los productos que comercializará posteriormente en los establecimientos franquiciados. 

- Franquicia de distribución: En la franquicia de distribución el franquiciador actúa como intermediario ofreciendo a sus franquiciados condiciones más favorables de las que obtendrían si actuasen de forma independiente.

- Franquicia de servicios: Las franquicias de servicios consistirán en la explotación de un determinado servicio bajo la fórmula original del franquiciador.

- Franquicia industrial: La franquicia industrial cede a sus franquiciados tecnología, procedimiento, métodos y materia prima para la fabricación de un producto determinado y de marca conocida.

- Franquicia corner: Las franquicias corner se desarrollan dentro de otro establecimiento comercial, franquiciado o no. La franquicia corner funciona de forma independiente con respecto al comerciante principal donde se ha establecido.

- Máster franquicia: El máster franquicia será aquella que se extienda en una zona determinada, y que mediante la cesión de los derechos para hacerlo, concedidos por el franquiciador a un franquiciado llamado franquiciador principal, tendrá en un determinado territorio ya pactado, el papel de franquiciador.

Cada uno de los tipos, como podemos ver, tiene sus ventajas y sus limitaciones, es importante al convertir un negocio en franquicia, elegir la modalidad que más se adapte de acuerdo con las características del negocio.

También ha de tomarse en cuenta el tipo de franquicia  al decidir invertir en un negocio, ya que es importante conocer el tipo de franquicia que hemos elegido para aprovechar sus ventajas y asumir sus limitaciones.

La formación inicial en franquicia, una ventaja del modelo

Por lo general la formación inicial es incluida por todas las franquicias de cara a la transmisión del know how tan necesario para el franquiciado para iniciar su negocio.

Normalmente esta formación, así como los métodos que se utilizarán para su transmisión son especificados en el contrato de franquicia, por lo cual se convierte en una obligación del franquiciador.

Dicha formación debe incluir la cesión de una metodología empresarial propia y completa a través de la transmisión de sus elementos distintivos, un saber hacer, suministros y asistencia técnica, por el cual el franquiciado pagará una determinada cuota.

El coste de esta formación suele estar incluido dentro del canon de entrada, el cual deberá pagar el franquiciado para formar parte de la red, corriendo a cargo del franquiciado sólo los gastos correspondientes al desplazamiento y manutención del mismo.

La formación inicial tiene que ser completa y detallada, debe reportar conocimientos técnicos u operativos y además transmitir el concepto empresarial creado por el franquiciador y su especial idiosincrasia.
Gracias a una completa formación inicial se prepara la actividad del franquiciado, a la vez que se beneficia al mismo con los conocimientos adquiridos en años de experiencia.

El programa de formación tiene que incluir partes teóricas y prácticas. Habitualmente la parte teórica suele proporcionársele al franquiciado a través de manuales operativos.

Dichos manuales deben recoger una serie de conceptos y procedimientos relacionados con la gestión y administración del negocio, información técnica de las instalaciones, los procedimientos operativos de explotación, etc.

En cuanto al como impartir la formación la central deberá definir cuál es la metodología que se ajusta mejor con el tipo de negocio. Lo recomendable suele ser un módulo teórico y uno práctico en el cual de ser posible se incluya la posibilidad de observación o puesta en acción en algún establecimiento de la franquicia.

Una vez abierto el centro franquiciado debería incluirse un módulo de formación impartido en el nuevo centro. Esta práctica resulta clave para poder integrar el saber hacer de modo eficaz en el establecimiento aperturado.

Una formación inicial de calidad maximiza las probabilidades de éxito del negocio y vincula de modo satisfactorio al nuevo franquiciado y a su equipo con la franquicia.

Es verdad que el momento de apertura es el momento en que el franquiciado necesita más apoyo y asistencia, sin embargo, es necesario para mejorar y controlar el trabajo de cada una de las unidades de negocio, contar con planes de formación continuada que mantengan el conocimiento fresco y actualizado y sirvan como enlace y canal de comunicación entre la central y sus franquiciados.

Lo necesario para crear una franquicia

Crear una franquicia quiere decir reproducir un modelo de negocio con un éxito previamente probado, con una marca reconocida y que cuenta con una serie de procedimientos propios, los cuales son susceptibles de transmisión a terceros.

Al franquiciar, se crea un acuerdo de carácter contractual, el cual establece que una parte cederá el uso de una marca y los conocimientos necesarios para la reproducción del negocio, de manera que le sea más fácil obtener el éxito.

 A su vez, el franquiciado se encuentra obligado a respetar unas normas establecidas en cuanto al tratamiento y reproducción de la insignia y al pago de unas determinadas cuotas, todo ello establecido en el contrato.

Para que un negocio sea susceptible de franquiciar debe contar con determinados elementos básicos, entre los que se encuentran los siguientes:

1. Definición y viabilidad de franquiciar

Lo más básico a considerar para establecerse como franquicia es contar con un concepto empresarial completo y probado.

Este concepto se verá respaldado al contar con plataformas definidas, buenos programas de control, una serie de metodologías de selección de personal, punteras aplicaciones informáticas que garanticen el aprovechamiento de los recursos, una estructura departamental que de fe de una correcta comunicación entre todas las partes, un excelente plan de marketing  que vaya en concordancia con la estrategia empresarial, una cierta popularidad de marca, un plan establecido para la formación inicial, concesiones de territorialidad estudiadas y establecidas y la existencia, previa formulación, de un contrato claro, ecuánime y veraz.

Uno de los primeros pasos para alcanzar estos objetivos, será definir la estrategia de expansión empresarial. Esta debe contar con un estudio de aspectos como la competencia con otras marcas, la creación de manuales que permitan sistematizar los conocimientos, el establecimiento una política de aprovisionamiento, un plan de marketing acorde con los objetivos y quizá una restructuración de la imagen de marca, además de establecer una estructura y sistemas capaz de atender al franquiciado y controlar la futura red.

En este estudio se deben incluir además, detalladas previsiones de crecimiento empresarial y sus respectivas valoraciones económicas  correspondientes a la implantación del proyecto como central de franquicia y franquicias piloto. Este último estudio debe contar con un plan económico financiero previsional a tres años.

 2. Presentación del negocio y elaboración de la documentación contractual

Después de haber valorado la franquiciabilidad de nuestro negocio y de haber definido los aspectos clave para la explotación del negocio en franquicia, será necesario documentarse sobre las condiciones legales establecidas a nivel nacional. Para este proceso se deberá contar con:

• La elaboración de un Dossier informativo de Franquicia.

• La redacción del Precontrato de Franquicia.

• La creación de un modelo de Contrato de Franquicia.

 3. Transmisión del Saber Hacer

Un elemento básico establecido en todo acuerdo de franquicia es la entrega al franquiciador del “know how” de la central franquiciadora. Esta transmisión deberá materializarse a través de la entrega de manuales que contengan dicha información, mediante los cuales el franquiciado será capaz de desarrollar su franquicia bajo parámetros uniformes a la marca.

Estos manuales deben ser contener información correspondiente con la actividad exacta a desarrollar por los establecimientos, el cómo hacerlo, el papel de los recursos económicos, técnicos y humanos para la marca, un estudio del entorno y sus cambios, y por último las directrices para controlar y mejorar la calidad y productividad de las franquicias.

Lo más común y adecuado, es que el franquiciador brinde asistencia inicial y continuada a sus franquiciados, con la finalidad de prepararlos para hacerse cargo del negocio, por lo que dicha formación también debe ser prevista al establecerse como central.

 4. Plan de Desarrollo Empresarial

Por último, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta, es la planificación previa del crecimiento de los puntos de venta de la red.

Algunos aspectos clave en dicha planificación son aquellos en relación a la:

• Identificación de las zonas de implantación prioritaria.

• Determinación y análisis del perfil ideal del franquiciado.

• Definición del nivel mínimo estimado de población para que la actividad resulte rentable y parametrización de las zonas de exclusividad territorial por unidad.

• Establecimiento de los objetivos anuales de aperturas y la cobertura geográfica y temporal del mercado que se desea obtener.

• Definir de forma clara y detallada la estrategia organizativa de expansión.

• Desarrollar y perfilar todas las acciones de comunicación necesarias para alcanzar los objetivos establecidos.

Establecer un negocio siempre lleva mucho trabajo consigo, al hacerlo en franquicias es fundamental no dejar suelto ningún cabo, por ello recomendamos antes de dar el paso, consultar con expertos en franquicia que nos asesoren en la tarea. 

¿Qué es un franquiciador?

Un franquiciador es aquella persona jurídica o física que crea, desarrolla y gestiona un modelo de negocio para un determinado producto o servicio, cuyo objetivo es la expansión del mismo a través de concesiones a unos determinados inversores, denominados franquiciados, a los que se le entrega en posesión el derecho a operar bajo su marca y modelos de organización y operación.

Como podemos observar en la definición, el franquiciador es el encargado del desarrollo de una fórmula original, que cuenta con una buena acogida por parte de los consumidores. Al nombrarlo ya como franquiciador, asumimos que ha decidido expandirse a través del modelo de franquicia, por lo que tendrá que elaborar una estrategia para encaminar su crecimiento.

Antes de dar el paso hacia la fórmula de franquicia, se debe de tener en cuenta una serie de aspectos que debe cumplir con negocio para poder desarrollarse de a través de este sistema:

• Contar con un modelo empresarial definido, de éxito, con potencial de crecimiento y de fácil trasmisión.

• Ser capaz de transmitir su experiencia, conocimiento, formación, cultura y esencia corporativa, englobados en el know how de la franquicia.

• Contar con una estructura empresarial que sea capaz de cumplir la función de soporte ante el franquiciado, ya sea con recursos propios o externalizados. Esto incluye infraestructuras, capacidad profesional y solvencia financiera.

• El sistema de negocio no debe basarse en una demanda temporal, sino que debe estar enfocada en un mercado continuo y con posibilidad de expansión.

Una vez tomada la decisión de expandirse en franquicia es importante establecer y definir un contrato, un soporte informativo y un plan económico financiero es para poder asistir, transmitir la información y formar a los franquiciados.

Además de esto, hay muchas más cosas que debe tener en cuenta el empresario para poder franquiciar su negocio, como por ejemplo, sistematizar sus conocimientos mediante manuales operativos, los cuales debe entregar al franquiciado una vez firmado el contrato. Para no dejarse nada de lado, y transmitir a los candidatos a franquiciados seguridad y confianza, se recomienda acudir a Abogados y Consultores Expertos en Franquicia que ayuden a desarrollar la estrategia de manera óptima.

Suscribirse a este canal RSS