Si no cuidas a tu franquiciado se irá a la competencia

 Franquicias Franquiciados franquiciadoresTener un negocio a veces no es tarea fácil y la cosa se complica si estamos al cargo de uno o de varios franquiciados. Cuando un empresario invierte en una franquicia deposita su confianza en algo más que una marca, por eso es tan importante cuidar de los franquiciados.

 

Hay que ofrecerles un trato continuo además del famoso “Know how” y una gran transparencia con los pagos que realizan en concepto del canon de publicidad. Acerca de este tema, más de la mitad de los franquiciados opinan que se utiliza mal el canon de publicidad en la mayoría de las empresas.

 

Por otro lado, una de las cosas que más llama la atención a los franquiciados es el hecho de que apenas hay un férreo control de la selección que ejerce el franquiciador. Hay muchos que demandan que se estudie detenidamente al franquiciado, ya que una mala elección en esto puede acarrear consecuencias para el resto y para la cadena el general.

 

Prácticamente todas las franquicias ofrecen formación en las primeras semanas sobre la cadena, sobre cómo se hacen las cosas en la tienda, y sobre características de índole práctica o técnica. Enseñan y ayudan a facturar las primeras semanas, entre otras cosas, pero poco a poco, muchas de ellas van dejando a su suerte al franquiciado.

 

Esto es una cosa que no debe permitirse. Es importante mantener un apoyo continuado es la clave para tener una cadena de éxito. Es muy importante tener contento al franquiciado porque eso va a repercutir en el cliente que finalmente es quien está pagando nuestros servicios.

 

Ese mismo contacto de forma continua es el que asegura a la franquicia conocer de forma real las necesidades del mercado y es lo que va a hacer avanzar y crecer nuestra franquiciafrente a la competencia.

Franquicias córner, una fórmula en su máximo esplendor

Franquicias rentables web-de-la-ciudadLas franquicias córner son aquellas que se desarrollan dentro de otro establecimiento comercial, dedicados estos últimos a otra actividad o a la venta de productos totalmente diferentes, pero con una cierta compatibilidad, ya que comparten las instalaciones y los recursos, entre otras cosas.

 

Esto no implica que las franquicias córner, realicen sus técnicas de ventas y su desarrollo comercial de forma independiente a los que pudiera tener el comerciante principal donde se ha establecido dicha franquicia.

 

El origen de este tipo de franquicias está en los quioscos de flores o de venta de prensa y en los carritos de helados y otras chucherías. Es decir, una franquicia corner es un tipo de franquicia que se coloca en un local de otro negocio con el que guarda cierta relación. 

 

Adquirir una franquicia córner está muy de moda por aquellos emprendedores que quieren comenzar su andadura, debido a las numerosas ventajas que encierra este tipo de franquicia.

 

La inversión inicial de este tipo de franquicias es más reducida que otros tipos de franquicias. Por otro lado, también se produce un ahorro en los gastos que pueda suponer el alquiler y mantenimiento del local, ya que estos gastos se reparten entre el franquiciado del córner y el negocio principal de dicho establecimiento.

 

Este tipo de franquicias dan una imagen al cliente de cercanía y atención más rápida y efectiva.

 

Además, las franquicias córner suponen una estrategia de crecimiento para todo tipo de franquicias, ya que pueden ir colonizando pequeños espacios en negocios con una marca reconocida y aprovecharse de ésto, haciéndose un huequecito dentro de algunos de sus establecimientos y llegar a sus clientes.

 

Es un modo de expandir una marca o puede servir de refuerzo para una firma comercial.

La franquicia webdelaciudad.com  es un ejemplo a seguir por la versatilidad en el formato de su explotación. El concepto de la franquicia está diseñado para poder ser gestionado como negocio único por su rentabilidad y capacidad de explotación o bien puede implantarse como "franquicia corner" y reforzar el resto de actividades mediante su potencia comercial. Sin duda el diseño de esta franquicia será un referente para los próximos diseños de franquicias del sector de la comunicación y el marketing  

Lo necesario para crear una franquicia

Crear una franquicia quiere decir reproducir un modelo de negocio con un éxito previamente probado, con una marca reconocida y que cuenta con una serie de procedimientos propios, los cuales son susceptibles de transmisión a terceros.

Al franquiciar, se crea un acuerdo de carácter contractual, el cual establece que una parte cederá el uso de una marca y los conocimientos necesarios para la reproducción del negocio, de manera que le sea más fácil obtener el éxito.

 A su vez, el franquiciado se encuentra obligado a respetar unas normas establecidas en cuanto al tratamiento y reproducción de la insignia y al pago de unas determinadas cuotas, todo ello establecido en el contrato.

Para que un negocio sea susceptible de franquiciar debe contar con determinados elementos básicos, entre los que se encuentran los siguientes:

1. Definición y viabilidad de franquiciar

Lo más básico a considerar para establecerse como franquicia es contar con un concepto empresarial completo y probado.

Este concepto se verá respaldado al contar con plataformas definidas, buenos programas de control, una serie de metodologías de selección de personal, punteras aplicaciones informáticas que garanticen el aprovechamiento de los recursos, una estructura departamental que de fe de una correcta comunicación entre todas las partes, un excelente plan de marketing  que vaya en concordancia con la estrategia empresarial, una cierta popularidad de marca, un plan establecido para la formación inicial, concesiones de territorialidad estudiadas y establecidas y la existencia, previa formulación, de un contrato claro, ecuánime y veraz.

Uno de los primeros pasos para alcanzar estos objetivos, será definir la estrategia de expansión empresarial. Esta debe contar con un estudio de aspectos como la competencia con otras marcas, la creación de manuales que permitan sistematizar los conocimientos, el establecimiento una política de aprovisionamiento, un plan de marketing acorde con los objetivos y quizá una restructuración de la imagen de marca, además de establecer una estructura y sistemas capaz de atender al franquiciado y controlar la futura red.

En este estudio se deben incluir además, detalladas previsiones de crecimiento empresarial y sus respectivas valoraciones económicas  correspondientes a la implantación del proyecto como central de franquicia y franquicias piloto. Este último estudio debe contar con un plan económico financiero previsional a tres años.

 2. Presentación del negocio y elaboración de la documentación contractual

Después de haber valorado la franquiciabilidad de nuestro negocio y de haber definido los aspectos clave para la explotación del negocio en franquicia, será necesario documentarse sobre las condiciones legales establecidas a nivel nacional. Para este proceso se deberá contar con:

• La elaboración de un Dossier informativo de Franquicia.

• La redacción del Precontrato de Franquicia.

• La creación de un modelo de Contrato de Franquicia.

 3. Transmisión del Saber Hacer

Un elemento básico establecido en todo acuerdo de franquicia es la entrega al franquiciador del “know how” de la central franquiciadora. Esta transmisión deberá materializarse a través de la entrega de manuales que contengan dicha información, mediante los cuales el franquiciado será capaz de desarrollar su franquicia bajo parámetros uniformes a la marca.

Estos manuales deben ser contener información correspondiente con la actividad exacta a desarrollar por los establecimientos, el cómo hacerlo, el papel de los recursos económicos, técnicos y humanos para la marca, un estudio del entorno y sus cambios, y por último las directrices para controlar y mejorar la calidad y productividad de las franquicias.

Lo más común y adecuado, es que el franquiciador brinde asistencia inicial y continuada a sus franquiciados, con la finalidad de prepararlos para hacerse cargo del negocio, por lo que dicha formación también debe ser prevista al establecerse como central.

 4. Plan de Desarrollo Empresarial

Por último, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta, es la planificación previa del crecimiento de los puntos de venta de la red.

Algunos aspectos clave en dicha planificación son aquellos en relación a la:

• Identificación de las zonas de implantación prioritaria.

• Determinación y análisis del perfil ideal del franquiciado.

• Definición del nivel mínimo estimado de población para que la actividad resulte rentable y parametrización de las zonas de exclusividad territorial por unidad.

• Establecimiento de los objetivos anuales de aperturas y la cobertura geográfica y temporal del mercado que se desea obtener.

• Definir de forma clara y detallada la estrategia organizativa de expansión.

• Desarrollar y perfilar todas las acciones de comunicación necesarias para alcanzar los objetivos establecidos.

Establecer un negocio siempre lleva mucho trabajo consigo, al hacerlo en franquicias es fundamental no dejar suelto ningún cabo, por ello recomendamos antes de dar el paso, consultar con expertos en franquicia que nos asesoren en la tarea. 

El franquiciado

Un franquiciado es aquella persona física o jurídica que a través de determinadas condiciones, obtiene el derecho a comercializar y explotar productos o servicios bajo una determinada metodología, previamente experimentada, con una rentabilidad probada y una marca que se encuentra registrada y que posee un cierto valor de mercado.

A cambio, el franquiciado está obligado al pago de unos determinados cánones o royalties, establecidos claramente en el contrato de franquicia.

Lo ideal para ambas partes es que los franquiciadores dediquen los siete días de la semana a su nueva empresa, y dicha dedicación será asegurada proporcionalmente en la medida en que el negocio corresponda con sus preferencias.

Además de sentir empatía por el negocio, el franquiciado buscará encontrar franquicias que le aporten el producto deseado, liderazgo en el mercado, tecnología y diseño sin investigación, una red de proveedores concreta, precio sin competencia y publicidad bien definida y a bajo coste.

¿Qué es un franquiciador?

Un franquiciador es aquella persona jurídica o física que crea, desarrolla y gestiona un modelo de negocio para un determinado producto o servicio, cuyo objetivo es la expansión del mismo a través de concesiones a unos determinados inversores, denominados franquiciados, a los que se le entrega en posesión el derecho a operar bajo su marca y modelos de organización y operación.

Como podemos observar en la definición, el franquiciador es el encargado del desarrollo de una fórmula original, que cuenta con una buena acogida por parte de los consumidores. Al nombrarlo ya como franquiciador, asumimos que ha decidido expandirse a través del modelo de franquicia, por lo que tendrá que elaborar una estrategia para encaminar su crecimiento.

Antes de dar el paso hacia la fórmula de franquicia, se debe de tener en cuenta una serie de aspectos que debe cumplir con negocio para poder desarrollarse de a través de este sistema:

• Contar con un modelo empresarial definido, de éxito, con potencial de crecimiento y de fácil trasmisión.

• Ser capaz de transmitir su experiencia, conocimiento, formación, cultura y esencia corporativa, englobados en el know how de la franquicia.

• Contar con una estructura empresarial que sea capaz de cumplir la función de soporte ante el franquiciado, ya sea con recursos propios o externalizados. Esto incluye infraestructuras, capacidad profesional y solvencia financiera.

• El sistema de negocio no debe basarse en una demanda temporal, sino que debe estar enfocada en un mercado continuo y con posibilidad de expansión.

Una vez tomada la decisión de expandirse en franquicia es importante establecer y definir un contrato, un soporte informativo y un plan económico financiero es para poder asistir, transmitir la información y formar a los franquiciados.

Además de esto, hay muchas más cosas que debe tener en cuenta el empresario para poder franquiciar su negocio, como por ejemplo, sistematizar sus conocimientos mediante manuales operativos, los cuales debe entregar al franquiciado una vez firmado el contrato. Para no dejarse nada de lado, y transmitir a los candidatos a franquiciados seguridad y confianza, se recomienda acudir a Abogados y Consultores Expertos en Franquicia que ayuden a desarrollar la estrategia de manera óptima.

¿Qué significa franquicia?

Una franquicia es un modelo de comercialización de productos, servicios y/o tecnologías cuyo eje central es la colaboración estrecha, continua y constante entre empresas jurídica y financieramente diferenciadas.

En esta relación comercial el franquiciador otorga a sus franquiciados el derecho a explotar su idea de negocio, siempre y cuando lo haga de conformidad con el concepto y criterios establecidos por el franquiciador.

Una vez firmado el contrato comercial, en el cual se deberá incluir a detalle las especificaciones de la relación contractual y el uso de la marca, la franquicia podrá utilizar dicha enseña, el know how propio y demás derechos de propiedad intelectual del franquiciador, al cual aportará una contribución económica a cambio.

Este sistema comercial se basa en seis pilares de obligado cumplimiento por la parte franquiciadora que son la honestidad, el éxito, la marca, el saber hacer, la formación y la asistencia permanente.

Las franquicias sin local, están en auge

franquicias-sin-local-franquicias

Por “Franquicias Sin Local” se entiende a todas aquellas franquicias en las que los franquiciados pueden desarrollar su actividad sin necesidad de contar con un establecimiento para la atención o prestación de servicios o venta de productos a sus clientes.

Esta “categoría” de franquicia ha tenido un importante auge en los últimos tiempos debido a la importante demandadel mercado para la creación de negocios con las siguientes notas:

Autoempleo, que permitan al nuevo empresario emplearse, dirigir y gestionar su propio negocio. Baja Inversión, a la hora de establecer un negocio el desembolso más importante suele ser el establecimiento del local donde se desarrollará; la compra, el alquiler, los seguros, suministros, las fianzas, el mobiliario, el mantenimiento y, sin duda, el personal necesario para atenderlo, suponen un importante coste inicial y mensual.

El hecho de poder diseñar un negocio que no necesite de local supone una gran ventaja competitiva y facilita mucha el inicio de la actividad al emprendedor.

En el sector de la franquicia actual es habitual la coexistencia de distintas líneas de modelos de franquicias pudiendo optar el franquiciado por la posibilidad de franquiciar el negocio optando entre el modelo de “con local” o el modelo de “sin local”. A priori todo parecen ventajas al estudiar este modelo de franquicias, sin embargo como todo sistema tiene sus limitaciones y desventajas, entre otras objeciones conviene tener presente las siguientes:

Confianza: la existencia de un local proporciona al cliente una sensación de garantía, de que la empresa “existe”, es tangible y siempre puede acudir personalmente a su sede y tratar cualquier tema o reclamación. Esta objeción se puede superar con el respaldo de la Central Franquiciadora, que cederá su imagen, su valor de marca y sus estructuras administrativas para el contacto con los clientes.

Equipos de trabajo: uno de los activos de todo franquiciado, de toda empresa, es el personal que lo forma. Si bien es cierto que los trabajadores suponen un coste para la empresa, también son su fuerza productiva. Reunir o coordinar un equipo de trabajo sin un establecimiento permanente y habilitado para ello puede limitar este aspecto para la productividad de la empresa.

De igual modo es cierto que siempre se pueden arrendar salas de juntas en centros de negocios y similares que nos permitirán solucionar este punto a un reducido coste.

Suscribirse a este canal RSS